La plomería es uno de los oficios que más demanda tiene, esto debido a que las instalaciones, ya sean residenciales, comerciales o industriales, cuentan con sistemas hidráulicos o de gas que pueden presentar fallas. Si te dedicas a esta actividad o en tu hogar se ha presentado un problema, no dudes en visitar El Centro Ferretero en donde encontrarás todo lo necesario para repararlo.

Algunos de los problemas más comunes de los que se hace cargo un plomero son:

Fugas de agua: aunque sea una gota, no debes permitir que el agua se desperdicie. No importa si se trata de la regadera, el grifo del lavabo o una llave de paso. Cambiar los empaques puede ser la solución.

Tuberías  tapadas: ya sea por la acumulación de cabello (muy frecuente en la regadera) o por restos de productos de higiene o comida. A veces basta con verter un limpiador de cañerías, pero si no funciona, tendrás que llamar a un profesional.

Falta de presión en el agua: esto debido, con frecuencia, a la acumulación de minerales en los grifos. Limpiarlos puede ser de gran ayuda; en caso contrario, llama al plomero para que te indique cuál es la solución más adecuada.

Problemas con el inodoro: particularmente con el sistema que se ubica dentro del tanque, el cual con el paso del tiempo tienen que ser sustituido.